Google Translate Widget by Infofru

Author Site Reviewresults

logo

En pocas semanas el mundo entero dejó de ser lo que fue, una sociedad global, de un dinamismo estresante y desbocado y la confianza ilimitada de que vivíamos “en el mejor de los mundos posibles”

Una microscópica bacteria, que no se sabe a ciencia cierta si surgió de una especie zoológica o de un laboratorio secreto chino, se encargó de poner todo patas arriba. La letalidad potencial del COVID-19 obligó a sistemas de salud y gobiernos a decretar el confinamiento universal, el control poco menos que absoluto de la vida de los seres humanos, y la sospecha frente al otro, por si esté infectado, reemplazando a la famosa “Fraternidad” nacida con la Revolución Francesa hace más de dos siglos.

En el Ecuador, al igual que en el resto de países se decretó el confinamiento, pero con la pésima fortuna de contar con un sistema de salud deficiente, a pesar de que en años anteriores cuando se vivía la bonanza petrolera, se construyeron a troche y moche hospitales y centros de salud, muchos de ellos sin equipamiento. Este vacío, unido a la improvisación, y a la falta de un norte que guiara las acciones de emergencia sanitaria, nos convirtió a mediados de abril en el peor país, donde supuestamente se quemaban cadáveres en plena calle.

Pero más allá de las truculencias mediáticas que tanto nos han desprestigiado, de hecho se han dado verdaderas situaciones que si no fueran trágicas, resultarían parte del “folclore nacional de la corrupción”, como que algunos funcionarios avivatos de centros de salud en Guayaquil cobraran por la entrega de cadáveres a sus familiares, algo que no se ha visto posiblemente en ninguna época ni lugar del mundo en epidemias parecidas, o que se haya querido pagar cientos de miles de dólares por unas fundas mortuorias fabricadas en cualquier taller artesanal clandestino. Es decir, la corrupción ha seguido un nivel de expansión bastante parecido al del Coronavirus. Cabría decir por esta razón, y parafraseando la supuesta profecía atribuida a Santa Marianita de Jesús, de que el Ecuador no desaparecería por las catástrofes, como en este caso el Coronavirus, sino por los malos regímenes.

A la epidemia y el encierro se sumó la realidad espeluznante del desempleo y subempleo, que, rompiendo el confinamiento por una imperiosa necesidad de sobrevivir, sobrepasó las admoniciones de “quedarse en casa”, y quienes ni siquiera tienen casa deambulan cual fantasmas en una película de terror, buscando algo para llevarse a la boca. Esto y mucho más se ha desvelado en una sociedad que se presume democrática y civilizada. Cual un viaje dantesco al núcleo del infierno de las desigualdades sociales, hemos visto, claro que desde lejos y “quedándonos en casa”, a familias enteras contagiadas, a las cuales nadie visitaba para tomarles muestras del virus, o darles alguna ayuda.

Sin necesidad de “semáforos” sanitarios, lo del distanciamiento social, mejor dicho, desigualdad social, es una realidad mucho más grave que el propio Coronavirus, esto se desnudó dramáticamente en la pandemia

Reportajes, entrevistas y más...

Artículos

Camino al Bicentenario de Cuenca

¿Qué necesidades apremiantes y fundamentales deberían satisfacerse para que la celebración deje beneficios y soluciones concretas para la ciudad del presente y del futuro? AVANCE consultó a los ex Alcaldes la pregunta que consta arriba. A Leoncio Cordero Jaramillo, el más antiguo, que...

Leer más...

Portada de la edición única de la revista RICTUS, en 1920.  CAMINO AL BICENTENARIO AVANCE arranca la cuenta regresiva del bicentenario de la Independencia de Cuenca. Y la inicia reproduciendo un reportaje de ingenioso humor de Alfonso M. Borrero, en la edición Nro. 1 de...

Leer más...

Por: Rolando Tello Espinoza Cuando el 5 de febrero de 1920 nació Antonio Lloret Bastidas, Cuenca preparaba el festejo del primer centenario de su Independencia. Hoy, año del segundo centenario, su obra literaria, histórica y periodística, es un galardón para la ciudad de la que fue su...

Leer más...

 Monseñor Daniel Hermida, obispo que impartió instrucciones en 1933, para combatir las “inmoralidades” de los cuencanos de entonces Una carta pastoral de 1933 conminaba a los cuencanos a no ir al cine ni al teatro, censuraba el vestuario deshonesto de las jóvenes...

Leer más...

por: Rolando Tello Espinoza  El poeta Arturo Cuesta Un personaje de vida sencilla y transparente, genial constructor de metáforas, hizo de la poesía una mística y una religión a la que se entregó con lealtad y pasión cotidiana. Es uno de los literatos del grupo ELAN...

Leer más...

Hasta después de medio siglo XX el límite norte de Cuenca eran el edificio del instituto salesiano Cornelio Merchán y el templo de María Auxiliadora. Más arriba, los bosques de aucalipto en la colina de Cullca. A menos de dos meses del 3 de noviembre, bicentenario de la Independencia de...

Leer más...

El acontecimiento espectacular por el centenario de la independencia de Cuenca fue la hazaña del piloto italiano Elia Liut que inauguró la aeronavegación entre Guayaquil y Cuenca el 4 de noviembre de 1920, en el pequeño avión Telégrafo I. ¿Con qué acontecimiento histórico se celebrará...

Leer más...

Cuenta regresiva
Derechos reservados 2019 © Revista Avance
Desarrollado por Webnet Soluciones
        
009098739