Google Translate Widget by Infofru

Author Site Reviewresults

logo

Un país polarizado entre el socialismo del siglo XXI del correísmo y el anti correísmo le dio el triunfo presidencial al conservador Guillermo Lasso, del movimiento CREO y del partido Social Cristiano. El Consejo Nacional Electoral actuó con independencia a ojos de observadores nacionales, internacionales y de control electoral

Las elecciones fueron pacíficas este 11 de abril. Tres horas después del cierre de urnas a las 17:00, ya se vio el resultado favorable a Lasso, confirmando la encuesta de CEDATOS a boca de urna, que le adelantaba en seis puntos a Lasso sobre Arauz, en contraste con la encuestadora Compromiso Social, afín a Arauz, que dio un empate técnico con ventaja de 1.6 puntos sobre su rival.

Arriba: En 2017 Correa y Moreno con los credenciales que les acreditan como presidente y vicepresidente; centro: Correa con Jorge Glas y Lenin Moreno en los tiempos de afinidad política. Abajo: Arauz reconoce su derrota. 

El ex Presidente Correa, desde Bélgica, dio crédito a esta encuesta y, al igual que Andrés Arauz inicialmente, se declaró triunfador “a menos que hubiera fraude”. Pasadas las 21:30, el candidato de Unión por la Esperanza (UNES) aceptó su derrota y felicitó al opositor, en el mismo momento en el que Lasso aparecía por primera vez para proclamar su triunfo: los discursos de los dos eran similares, invocando el reencuentro entre ecuatorianos. Arauz habló de tender puentes y de consensos.

El primer mensaje del presidente electo puso énfasis en el cambio por mejores días para el Ecuador y el reencuentro entre los ecuatorianos. Anunció que no tenía una lista de personas para enviarlas a la cárcel, coincidiendo con el discurso de Arauz que pidió a Lasso que cesaran los encarcelamientos y persecuciones.

Lasso, acompañado de su esposa María de Lourdes, de sus hijos y nietos, así como del ex alcalde socialcristiano Jaime Nebot, de César Monge, dirigente nacional de CREO y, del Vicepresidente electo Alfredo Borrero Vega, reiteró que a partir del 24 de mayo habrá un nuevo rumbo, igualdad de derechos y remuneraciones para los ecuatorianos.

Puso énfasis en que protegerá a las niñas y adolescentes embarazadas, con el apoyo de su esposa, para que no sufran el discrimen, al igual que se preocupará por los sectores vulnerables y los miembros de la comunidad LGBTI. “Nosotros seremos sus padres”, dijo. La vacunación contra la Covid-19 será prioridad inmediata, aún antes de asumir la presidencia. La extinción de la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología (SENESCYT), fue otro anuncio sorpresivo, destacando que en su gobierno los jóvenes tendrán libertad para escoger su carrera profesional y no la que le imponga el gobierno.

Las palabras encuentro y reencuentro las repitió con insistencia en su discurso inaugural de candidato electo presidente, así como el cambio democrático, libre, para un país próspero y sin miedo, que permita a los ciudadanos vivir y dormir en paz. Dijo estar dispuesto a escuchar a todos y servir a todos, para lograr un país justo y próspero donde ya no haya nunca más nadie que divida a los ecuatorianos, un país cobijado no por insignias políticas sino por el tricolor nacional, con prudencia, tolerancia, paciencia.

Lasso llega a la presidencia en el tercer intento, pues en 2013 perdió ante Rafael Correa que ganó en primera vuelta y en 2017 perdió ante Lenín Moreno en segunda vuelta, que tuvieron, en su orden,5 062 018 y 4 833 389 votos. Escrutados más del 98%de los votos, la noche del 11 de abril, el Consejo Electoral determinó que Lasso tenía el 52,29% y Arauz el 47,51%, una diferencia mayor a la prevista, pues hasta se temía que al ser apretada podría haber provocado un escrutinio lento y discutido. Al fin, hasta Correa aceptó la derrota y deseó éxito a Lasso: el correísmo cambió el tono de su lenguaje, y “coincide” con el reencuentro.

Andrés Arauz, el candidato de Correa, al aceptar su derrota, dijo que no era el final de su actividad política, pues se dedicará en los próximo años a reconstruir el partido -¿Alianza Pais o Revolución Ciudadana?- , con miras al triunfo del poder popular sin odios ni encarcelamientos.En ningún momento se refirió a Rafael Correa, en lo que también coincidió con Lasso.

El candidato ganador, Guillermo Lasso, en ninguna parte de su intervención aludió al tema de la corrupción ni a la posibilidad de traer al país a quienes están involucrados en situaciones de asociación ilícita y sobornos, en los últimos 14 años.

 

 Andrés Arauz

(Retrato Elson Rezende)

El resultado electoral del 11 de abril ha dejado una sensación de alivio entre los

 Yaku Pérez consiguió un alto porcentaje de votos nulos, pero el presidente electo no se refirió a su relación con los indigenas (Retrato Elson)

ecuatorianos, así como el discurso inicial del ganador, aunque no abordó temas trascendentales como los de la economía, la seguridad o la corrupción. La prudencia fue la marca inaugural de su nueva situación política a un mes de asumir la presidencia del Ecuador.

Es interesante advertir la presencia de los votos nulos en el resultado electoral, que obedecen a la posición de amplios sectores ciudadanos que no compartían con ninguno de los dos finalistas, especialmente el sector indígena, que proclamó el voto nulo y en varias provincias del país tuvo alta votación, como en Azuay, que se ubicó en segundo lugar, entre Lasso y Arauz.




Derechos reservados 2019 © Revista Avance
Desarrollado por Webnet Soluciones
        
012273157