Google Translate Widget by Infofru

Author Site Reviewresults

logo

Los alcaldes del país están a mitad de su período de gestión. En marzo de 2019 Pedro Palacios, de la alianza El Futuro que Soñamos, fue elegido Alcalde de Cuenca, pese a que los pronósticos le ubicaban detrás de candidatos con mayor opción, especialmente Marcelo Cabrera y Paúl Carrasco, con dos décadas de vida pública, quedaron en tercero y cuarto lugar

Los cuencanos votaron por quien generaba expectativas nuevas con un provocador discurso de campaña: en entrevista con AVANCE publicada en abril de 2019, Palacios dijo que quería recuperar los valores cuencanos de antaño, proyectados con modernidad hacia el futuro; la desconcentración administrativa con oficinas zonales para facilitar la gestión de los ciudadanos; seleccionar al personal por su experiencia, formación, ética y valores, imponiendo un modelo de transparencia. Criticó a la gestión anterior por no reclamar con firmeza atención del gobierno a necesidades como el acceso sur de Cuenca y también dijo: “la obra pública tiene que hacerse en forma ordenada, planificada y la vialidad se ha de estudiar considerando flujos y contraflujos, así como pasos a desnivel en cruces conflictivos…”. Además denunció al iniciar su gestión el abuso con las multas impuestas con radares sobre la velocidad de circulación, porque se estaba “metiendo la mano en los bolsillos de los cuencanos”.
Ha corrido medio período del Alcalde que accedió al primer cargo público luego de una formación que empezó en el colegio Técnico Salesiano y en el INCAE de Costa Rica, donde obtuvo tres maestrías “en la mejor escuela de negocios de América Latina”, dijo. Tiene diplomados en España y Lima, ciudad ésta donde dirigió una sucursal de la fábrica Indurama.

La pandemia que golpea más de un año al mundo ha pesado en la gestión pública y en Cuenca no se podía evitar su influencia. En noviembre de 2020 la ciudad conmemoró dos siglos de su independencia y ante este hecho histórico Palacios, poco antes de ser electo, apuntó que para entonces “estaremos cerca de 18 meses al frente de la administración, lo que significa que debemos haber implementado en un porcentaje importante los planes, programas y proyectos en beneficio de los ciudadanos y por ende de nuestra querida Cuenca de fuentes y flores”.

AVANCE pidió que ex candidatos que compitieron con él en 2019 comentaran su trabajo a medio período. Jaime Astudillo se excusó, por razones particulares, de emitir su opinión. Jefferson Pérez no respondió la consulta. Paúl Carrasco, contestó “Yo no daré mi opinión, que lo haga la ciudadanía”. Brandon Tenesaca y Jaime Rodas, no pudieron ser localizados. Norma Illares, la única mujer candidata, murió hace poco. A continuación las respuestas a la pregunta “¿Cómo juzga los dos años de gestión del Alcalde Pedro Palacios, en relación con sus propuestas de campaña electoral?”.

 

Marcelo Cabrera Palacios
Movimiento Igualdad:
No se han cumplido las expectativas

Mi opinión probablemente será la de la mayoría de cuencanos, testigos de graves errores que impiden a la actual administración arrancar su plan de gobierno. La expectativa generada por el Alcalde cuando fue candidato era de un gobierno ciudadano con promesas desde rebajar su sueldo y el de su equipo al básico y ganar por metas, así como escoger gerentes y directores por méritos, con asistencia de consultoras internacionales, lo que no se cumplió, dejando un sinsabor enorme en sus electores.

Otra falencia deriva de una administración sesgada por un revanchismo desmedido, concentrando esfuerzos en buscar “las cinco patas al gato” a la anterior administración, en lugar de canalizar tiempo valioso a sacar adelante sus promesas. Esto ha profundizado los problemas de la ciudad, pues existe crecimiento de la informalidad en todos los sectores, la percepción de inseguridad y desorden a falta de control, y un estancamiento del crecimiento de las áreas verdes, la movilidad activa, y proyectos emblemáticos que fueron ejes fundamentales en nuestra pasada administración como la incorporación de cientos de parques, algunos megaparques (Ictocruz, Tarqui Guzho, Eucaliptos, Libertad, de la Luz, Jardín Botánico, etc.) plazas y calles recuperadas (San Francisco, calle Santa Ana, acceso oeste Teatro Sucre, etc.) nuevos mercados (12 de abril, parqueadero 10 de agosto,etc.,), planta de agua potable Tixán, programas de reciclaje y planta de biogás, restauración de bienes y casas patrimoniales, nuevo hospital municipal, nuevo local del registro de la propiedad, incremento de ciclovías, la marcha del sistema de bicicleta pública, renovación de la flota de buses, finalización de la obra tranvía de Cuenca, entre otros proyectos que son un avance muy significativo para la ciudad.

Se ha perdido la oportunidad de que el Alcalde contrate los estudios de los proyectos de su campaña: 4 nuevos mercados, modernización del mercado el Arenal, nueva vía a El Valle, dos nuevas zonas industriales, nueva zona de tolerancia, los 2 nuevos terminales terrestres, estudio del aeropuerto de Cuenca, los 4 municipios zonales, nuevo estadio, la veterinaria ambulante, las supermanzanas cuyos ensayos han sido reprochados por amplios sectores, por citar algunos.

Estos problemas resultan de no haber conformado un equipo de trabajo con experiencia, haber prescindido de personal clave en las distintas áreas, burocratizando las entidades adscritas y empresas municipales, que lejos de generar nuevos e innovadores proyectos, continúan con los anteriores, pero en cambio se ha incrementado el personal y se han concentrado en temas del pasado. A esto debemos sumar la demora en la toma de decisiones y la falta de experiencia en el campo público, factor determinante para el manejo y la gestión de recursos indispensables para sacar adelante planes, programas y proyectos. Cuando el Alcalde y su equipo hagan un ejercicio de autocrítica y se apoyen en personal con conocimiento en áreas de su competencia, escuchando y con apertura y humildad para acoger consejos y críticas constructivas de un gran segmento de nuestra sociedad.

Lauro López
Alianza Justicia con Conciencia Ciudadana:
La administración queda debiendo

La administración municipal de Cuenca, en estos dos años de la alcaldía del Ingeniero Pedro Palacios, ha tenido un sello inequívoco: caminar en el mismo sendero y en la misma tónica de su predecesor, al ritmo que la inercia administrativa lo permite.

Vale decir que a medio periodo no ha logrado marcar un sello propio que la distinga o que marque referentes que nos hagan avizorar una ciudad diferente. Los males que la ciudad arrastra, como la falta de planificación urbanística y territorial, mercados insalubres, veredas en mal estado, exceso de burocracia, trámites engorrosos, ineficiencia administrativa, déficits presupuestarios y sobre endeudamientos tanto del municipio como de las empresas, malos servicios de transporte público, falta de respuestas sobre el funcionamiento y futuro del tranvía, etc, son males que no han sido tocados con soluciones profundas por lo que no han pasado más que por superficiales maquillajes.

La percepción de quien suscribe es coincidente con la opinión ciudadana de que la administración municipal en este lapso nos queda debiendo. Esperemos que en el tiempo que falta seamos testigos de cambios importantes.

 

Juan Campoverde
Partido Sociedad Patriótica:
Ni su palabra, ni las promesas

Ha incumplido su palabra y sus ofertas de campaña. No se ha reducido el sueldo al salario básico para ir ganando según la productividad y desempeño; no vemos los cuatro nuevos mercados, ni los dos nuevos terminales terrestres; tampoco los seis mil empleos directos ni los treinta mil indirectos; no se ha reubicado el aeropuerto, el tranvía no es sustentable económicamente y no se ha fiscalizado su contrato.

La delincuencia local y extranjera y la venta de drogas se han tomado las calles de Cuenca, volviéndole una ciudad insegura. El alcalde ha defraudado la confianza del pueblo que lo eligió. Se debe mejorar el transporte público, implementarse jardines, parques y espacios de recreación, reducir el número de automóviles para que la gente pueda movilizarse en bicicletas, los peatones se movilicen seguros y tengamos un transporte público de calidad. Debemos evitar el desperdicio de los alimentos y entregarlos a los niños y ciudadanos pobres y personas vulnerables, tomar en cuenta la opinión de los niños y de los jóvenes para renovar la ciudad, hay que permitir el acceso de los ciudadanos pobres a las viviendas facilitando préstamos, construir la casa hogar para el tratamiento de personas con problemas de salud mental y drogadicción, de carácter municipal y gratuito, con especialistas médicos; crear la Policía Municipal sin uniforme militar y de civil para dar seguridad las 24 horas del día mediante patrullajes con vehículos de la EMOV, con armas de descarga eléctrica no letales y perros amaestrados, permitir la libre competencia en la revisión técnica vehicular mediante talleres y tecnicentros automotrices registrados, a un costo de 10 dólares, para generar empleos y que el dinero se quede en Cuenca.

Hay que implementar un convenio con el Centro de Rehabilitación Social de Turi para que los presos trabajen y se ganen su comida, crear una biblioteca y llevar el estudio para rehabilitarlos. Ante la crisis por la COVID-19, falta un nuevo y moderno hospital municipal para atender servicios colapsados. Debemos pensar en una universidad Pública Municipal, clases on line y a distancia para cuadriplicar los cupos para los jóvenes que hoy no los tienen. Merecemos una ciudad más sostenible, saludable, confortable, segura y sobre todo, que las autoridades mejoren nuestra calidad de vida.

 

Gustavo Jara
Revolución Ciudadana:
Ni se bajó el sueldo ni ha cumplido ofertas

No es factible hacer una aproximación a la gestión de la administración municipal del actual Alcalde, sin remitirnos a lo que fueron las ofertas de campaña que lo llevaron al poder. En este sentido, llamó siempre la atención que jamás se haya cumplido una en particular, que llamó la atención por su espectacularidad más que por su seriedad: la reducción del sueldo del primer burgomaestre.

Incumplida la gran y más llamativa “oferta” no llamó la atención que no se cumplieran las que más relevancia comportan. La ciudad sigue sin avizorar un plan de ordenamiento territorial, pese a las confusas intentonas de desarrollar las nunca bien abordadas super manzanas. No se vislumbra un proyecto de ciudad-región. La simplificación de trámites sigue siendo una lejana aspiración ciudadana sin asidero en una verdadera política pública que sostenga en el tiempo su implementación efectiva.

La equidad de género no ha visto la luz, basta con mirar la conformación del gabinete gerencial de las empresas públicas municipales. La falta de liderazgo para exigir al gobierno central la debida atención a los justos requerimientos de ciudad contrastan con el compromiso de esta administración con el gobierno neoliberal de Moreno, lo cual ha quedado plasmado en la frecuente y obediente conducta respecto de las medidas gubernamentales y sobre todo en el llamativo silencio en octubre de 2019, cuando el único pronunciamiento inteligible políticamente hablando fue la adhesión del Sr Alcalde a la intención de reducir a la mitad las vacaciones de los servidores públicos calificando estas medidas como “justas y correctas”. Es de lamentar también la limitada presencia en la crisis sanitaria y la excesiva demora en la implementación de un claro y eficiente modelo de gestión del tranvía.

Veo con mucha preocupación el futuro de mi ciudad y de mis conciudadanos, pues el reloj no da tregua y el margen de maniobra que le queda a esta administración, aleja cada vez más las posibilidades de mejores días para Cuenca y los cuencanos.

 

César Piedra Landívar
Partido Avanza:
La realidad lo contradice…

Dos años sin mayor cumplimiento de ofertas de campaña. Se enfatizó en una administración basada en objetivos e indicadores para efectos de remuneración, y se habló de contratar a los mejores profesionales. Si lo lograba le hubiera permitido una gestión coordinada y organizada; pero la realidad es otra, y más bien hemos observado una considerable movilidad de sus directivos.

La planificación del territorio es una necesidad emergente, es el punto de partida para la ciudad que se quiere en el futuro; nos determina el camino de las acciones tanto para ésta, como para las ulteriores administraciones. Lamentablemente esta no camina con la urgencia requerida; ¿cómo realizar entonces el control del uso de suelos?

La gestión y manejo del patrimonio en nuestra ciudad constituye la salvaguarda del Centro Histórico y no solo del centro histórico, del sector del Ejido y demás áreas protegidas, acción que a nuestro modo de ver se encuentra interrumpida, sin mencionar el Patrimonio Rural.

Mucho se nos habló de organizar la ciudad para resolver los problemas de movilidad, ésta no está más congestionada por las consecuencias de la pandemia, como son: las clases no presenciales, teletrabajo y el aislamiento. Las acciones para resolver la movilidad no se han dado o no las conocemos.

Con respecto a las obras físicas planteadas en la campaña, aún no se ha ejecutado ninguna; las obras inauguradas son iniciadas en otras administraciones, siendo plausible esta gestión.

Es verdad que los eventos de octubre del 2019 y la pandemia han repercutido negativamente y que además el centralismo es un obstáculo; pero considero que se debería trabajar hacia una autonomía económica de carácter regional.

 

Tarquino Orellana
Movimiento Concertación
La pandemia como escudo

Cordial y de buenas intenciones, la administración municipal no ha resuelto y penosamente, ni siquiera ha comenzado, no sabe cómo enfrentar y resolver los principales problemas de la ciudad.

Salvo el funcionamiento subsidiado y desintegrado del tranvía, una calle por allí y un hueco por allá, una obra de gestiones anteriores que recibe un letrero de apropiación personal, el déficit de la administración y su fracaso es doloroso para todos.

La pandemia como escudo y pretexto nos encuentra una vez más con un déficit de comprensión y liderazgo, ajenos a una estrategia, una decisión y unas resoluciones que nos impulsen a superar esta marginalidad y subordinación a las que nos ha llevado el centralismo y la precaria dignidad que no permite que se alce la voz con talante de talento, con el deber obligatorio de hacer, recuperar, posicionar, proyectar a Cuenca, su norte en el Sur, su lugar en la región y el país.

Aún lo que ha sido valeroso y valioso: la consulta popular, en resguardo de la integridad territorial de Cuenca frente a la explotación minera en fuentes de agua, aún ello, no avanza en las decisiones que son obligatorias. Pero, necio es pedir peras al olmo cuando no son los temas importantes ni una agenda de futuro la que está en la cotidianidad de una administración que se enreda y confunde, cuando los trámites más básicos, lo elemental se transforman en un problema mayúsculo, cuando en la mayor necesidad y urgencia, la administración municipal es un revoltijo de problemas internos, no una cabeza, una dispersión y una confusión para un lento aprendizaje de quienes llegan sin saber y se van sin aprender.




Derechos reservados 2019 © Revista Avance
Desarrollado por Webnet Soluciones
        
012272446