Reparaciones del viejo estadio de Cuenca en 1970, para estrenar al primer equipo profesional de la ciudad, Deportivo Cuenca, club fundado en 1971.

El señor Palacios nos recibe de la manera más cordial y cuando está al tanto del fin que perseguimos, saca el pecho como que hubiéramos tocado la tecla más sensible de su vida, porque hablar de fútbol es para él, como cuando el jefe de un ejército regresa del campo de batalla después de haber derrotado a sus enemigos. Comenzamos la charla preguntándole su edad, pregunta que jamás habríamos hecho a una mujer, porque bien sabemos que a ellas, especialmente a aquellas chicas que han pasado los veinte, no les gusta esta clase de interrogaciones.

-Estoy caminando a los ochenta y seis, nos contesta, a pesar de que su aspecto físico no demuestra tener ese número de años.

¿Díganos en qué año propiamente comienza el fútbol en Cuenca?
-Entre los años 1912-1916 se organizaron clubs, entre ellos el “9 de Octubre”, “Deportivo Quito”, integrado por oficiales y tropa del Batallón Carchi que guarnecía esta plaza; Deportivo Cuenca conformado por estudiantes de secundaria; “Azuay” por obreros de La Salle y Alianza Obrera, respectivamente.

¿El cuadro en el que inició su vida futbolística?
-El 9 de Octubre, organizado por un “mono” de apellido Mera (guayaquileño).

¿Cómo se jugaba anteriormente?
- Era por demás brusco debido a que los futbolistas acostumbraban a jugar mediante marcadas y zancadillas. En mi Club había un negro de apellido Carmona, un hombre fornido y un gran goleador, el terror de los futbolistas de los otros equipos, porque él sí sabía marcar muy bien.

¿Usted también acostumbraba marcar?
A lo contrario, yo adopté una técnica que cuando veía que me iban a marcar, hacía el quite y por lo regular era mi contendor el que caía de bruces al suelo, debido a que tenía un cuerpo bastante ágil. Al respecto, cabe contarles que cuando vino el Nelki, uno de los circos más grandes que han llegado a Cuenca, el Gerente, al saber que yo sabía andar en cuerda floja, me pidió que hiciera una demostración y como le agradara mi actuación, me ofreció un puesto en el Circo, señalándole un buen sueldo que no acepté porque no quería apartarme de mi familia.

¿Dónde jugaban al comienzo?
- En la plaza de San Sebastián, que era el lugar más apropiado, con el inconveniente que siempre estábamos peleando con el señor cura párroco debido a la rotura de las tejas de la muralla del convento. Si por desgracia el balón se desviaba, entonces teníamos que acudir donde el señor cura a pedirle y rogar que nos permita entrar para retirar la bola, que sólo lo conseguíamos después de oír una serie de protestas.

¿Quién fue el que cambió la modalidad del juego?
- El fútbol propiamente se establece en Cuenca gracias al entusiasmo del capitán Villavicencio, quien nos enseñó jugar en forma técnica, dejando atrás las marcadas y zancadillas, cuyas exhibiciones las efectuaba en la plaza de San Blas, técnica que pronto fue asimilada por todos los deportistas. Por lo anotado, fue el capitán Villavicencio el iniciador del fútbol en la capital azuaya.

¿Hubo otros equipos más en su iniciación?
-En 1917 los estudiantes del colegio Benigno Malo organizaron el “Club La Unión”, integrado por los siguientes jóvenes: Ricardo Darquea Granda, Julio Jaramillo, Daniel Ríos S., César Zamora Solano, Juan Idrovo Aguilar, Guillermo Vega Acha (capitán), Cornelio Ordóñez González, Ricardo Cordero Espinoza, Olmedo Moscoso T., Nicolás Crespo Ordóñez y Secundino Darquea Granda. Este equipo obtuvo algunos triunfos, pero a los dos o tres años se disolvió, no sé por qué. En el mismo año tuve el placer de organizar, con la colaboración del señor Daniel Ríos, el “Club Chile”, el equipo de más larga vida en ese entonces, cuyo personal fue el siguiente: Presidente señor Lorenzo Semería, Secretario don Luis Maldonado Estrada, futbolistas señores Felipe Maridueñas, Miguel Orellana, Luis Espinoza S., Rafael Solís, Daniel Ríos S., Miguel Pulla, Octavio Hinostroza, José Berrezueta, Víctor Gutiérrez, César Espinoza y Alberto Palacios Reinoso (capitán).

Miembros del Club Chile, equipo invencible en los años veinte. Arriba, tercero de la izquierda, el capitán del grupo, Alberto Palacios. Sentado, a sus pies, Daniel Ríos, su hermano político, integrante del cuadro.

¿Cuál fue la actuación del equipo que usted capitaneó?
-El “Club Chile” que actuó durante los años 1917-1927, fue indudablemente el mejor equipo que tuvo Cuenca en aquellos tiempos, que se conservó invicto durante todo el tiempo de su existencia, debido a la técnica que logramos adoptar. En 1920, con motivo del primer centenario de la independencia de Cuenca, en un cuadrangular que se realizó con motivo de dicha festividad, el “Club Chile” obtuvo el primer premio consistente en una valiosa obra de arte.

¿Algunas otras novedades del cuadro?
-En 1922, con ocasión del primer centenario de la Batalla del Pichincha, se llevó a cabo un campeonato militar de fútbol con la participación de todos los batallones del país. El mayor Alberto Romero, primer jefe del Batallón Carchi acantonado en esta plaza, en la esperanza de que su equipo resulte vencedor en estos encuentros, solicitó al Club Chile el préstamo de los cinco mejores jugadores de nuestro equipo. Como era de esperarse el cuadro carchense triunfó ampliamente en el primer encuentro, alegría que se esfumó en seguida, porque, sabedores los demás cuadros de que el quipo del Batallón ”Carchi” estaba integrado en su mayoría con jugadores del Club Chile de Cuenca, lanzaron su grito al cielo protestando por tan inaudito atropello a las bases del campeonato, razón por la que el jurado resolvió descalificar al cuadro militar de la plaza de Cuenca, con lo que se derrumbó el castillo de naipes que trataba levantar el mayor Romero.

¿Con la descalificación del equipo carchense cuál fue la suerte de ustedes?
-La suerte de nosotros, es decir, de los cinco jugadores del Chile se trastocó en una verdadera pesadilla, porque tuvimos que abandonar en seguida el cuartel donde nos alojábamos y preparar el viaje de regreso. El dinero con que contábamos apenas nos daba para cubrir los gastos de alojamiento en los hoteles, una noche en Quito y otra en Riobamba, inclusive el costo de los pasajes del ferrocarril Quito-Huigra. De este lugar tuvimos que echar pie en tierra hasta Cuenca, con un recorrido de más de 120 kilómetros. Fue un viaje como el del músico, nos trasladamos con relativa comodidad y egresamos a pie.

¿Fuera de Cuenca y Quito han jugado en otros lugares del país?
-Sí. El Club Racing del puerto principal invitó a nuestro club como al “Deportivo Cuenca” jugar en Guayaquil, invitación que fue aceptada por ambos equipos. Estábamos seguros que nuestro club sí podía enfrentar al equipo guayaco, pero a última hora el señor Modesto Chávez González, Presidente del Deportivo Cuenca, nos propuso la fusión de ambos equipos en la pesuación de que unidos sí podíamos hasta golear al Racing, un cuadro fuerte y de gran prestigio, pero la fusión resultó un fracaso debido a que no habíamos tenido ningún entrenamiento, de ahí que no podíamos entendernos durante el juego, dando opción al cuadro anfitrión a que nos goleara de lo lindo. La propuesta del señor González fue el peor error que habíamos cometido.

¿Qué pasó después?
-A pesar de la frustración de nuestros sueños el viaje a Guayaquil resultó provechoso porque fue el inicio para el establecimiento de la Federación Deportiva del Azuay. Don Manuel Seminario, presidente de la Federación Deportiva del Guayas, en un gesto por demás encomiable ofreció donar una Copa que llevaría su nombre para que sea disputada en Cuenca en tres jornadas, con la condición de que organicemos la Federación Deportiva del Azuay.

¿La fecha de la fundación de nuestra Federación?
-Luego que regresamos, el señor Chávez y yo comenzamos a dar los primeros pasos tendientes a conseguir el establecimiento de este máximo organismo, con tan buena suerte que el día 15 de noviembre de 1924 se llevó a cabo una gran asamblea con el exclusivo objeto de establecer la Federación que todos esperaban, recayendo la presidencia en persona del distinguido jurisconsulto señor doctor Andrés F. Córdova Nieto.

¿Cuál fue el primer paso de la Federación?
-El primer paso de la Federación fue arrendar la quinta de propiedad de la señora Adela Cobos de Merchán, situada a un costado de la iglesia de San Blas, un lugar muy apropiado para la adecuación de una cancha de fútbol, con la ventaja de que estaba amurallado todo su contorno.

¿Se llevó a cabo el campeonato por la “Copa Manuel Seminario”?
-Tan luego como comenzó a funcionar la Federación, lo primero que hizo fue el calendario de juegos a desarrolle en las tres etapas del torneo y acordar el programa para la inauguración de la cancha, ya que el número principal de esta fiesta era precisamente iniciar el campeonato que resultó todo un éxito, con la participación de las autoridades civiles y militares y la asistencia de numeroso público.

¿Qué Clubs tomaron parte en el torneo?
-Los equipos que tomaron parte, fueron del Chile, Londres capitaneado por el señor Leslie Spain; Cuenca, Tomebamba, La Unión y Deportivo Quito.

¿Cuál fue el equipo triunfador en este torneo?
- Fue el club Chile el vencedor en todas las tres etapas el que obtuvo la valiosa copa; debo contarles lo siguiente: un señor, perteneciente a la buena sociedad de Cuenca, cuyo nombre me abstengo de mencionar por respeto a su familia, se me acercó un día a rogarme que le permita tomar una foto de este valioso trofeo porque deseaba conservar en su álbum, ofreciéndome devolver máximo al siguiente día. Por más reclamos y gestiones no pude conseguir que me devuelva, es decir que este señor se robó la copa de la manera más infame.

¿Cobraban las entradas?
-Como la Federación necesitaba de medios para su subsistencia y sobre todo tenía que pagar el arriendo de la cancha, acordó la siguiente tarifa: Tribuna (una galería de madera), un sucre; entrada general mayores 0,40 y niños 0,20 centavos.

¿Qué días jugaban?
-Los domingos, por lo regular de 9 a 1 de la tarde, con la asistencia de muchos aficionados a este deporte.

¿En esta época, se realizó algún encuentro interprovincial?
-El 7 de noviembre de 1926 se llevó a cabo por primera vez en Cuenca, el encuentro interprovincial de fútbol entre las escuadras ”3 de Noviembre” y el Racing de Guayaquil, figurando entre los jugadores cuencanos los futbolistas Emilio Moscoso (guardameta), Chica, Moscoso, Carrasco, Peña, Lazo, Spain (capitán) y Calle. El score fue 2 a 1 a favor del equipo visitante. Lo admirable fue que los componentes del Racing realizaron su viaje a la capital azuaya, parte por ferrocarril y el resto a lomo de mula.

Vicente Serrano Aguilar, brillante futbolista en los años 50 del siglo pasado, portó la tea olímpica en la inauguración de los V Juegos Deportivos en Cuenca, en 1979.

¿El Azuay intervino en las Olimpíadas de Riobamba?
-Sí intervino nuestra provincia en Riobamba en 1926. Como la Federación aún no contaba con fondos y a fin de que no quedara marginada en este importante torneo, los directivos del Club Chile acudieron al I. Concejo Municipal en demanda de una contribución económica, para el envío de nuestra representación, pero la solicitud fue negada por cuanto en el presupuesto de esta entidad no había partida alguna para esta clase de gastos. Entonces nos vimos obligados a acudir al comercio local, alcanzando reunir cinco mil sucres y mil que conseguimos mediante un encuentro de box, llevado a cabo en el teatro Variedades. Con esta cantidad y más los aportes de algunos de los dirigente de la Federación, se pudo afrontar los gastos que demandaba la participación del Azuay en las primeras Olimpíadas de Fútbol llevadas a cabo en la Sultana de los Andes.

¿Cuál fue el resultad de este torneo nacional?
-Las olimpíadas se realizaron en forma solemne y con la intervención de las Federaciones de Chimborazo, Pichincha, Guayas, Tungurahua y Azuay, resultando vencedor l

a selección de Chimborazo. Si bien los jugadores del Azuay demostraron capacidad y entusiasmo, sin embargo solo conseguimos ocupar el cuarto puesto, después de haber empatado al campeón.

Primer equipo profesional de Fútbol de Cuenca, ciudad que se incorporó a los campeonatos nacionales en 1971.

¿Les ha gustado el deporte a sus hijos?
-Mis hijos José, Alejandro y Jorge Palacios Ríos conformaron un trío de cultura de fútbol, voleibol, tenis de mesa y baskeball, alcanzando valiosos premios, diplomas y algo como treinta copas que reposan en mi poder como un recuerdo de sus brillantes jornadas deportivas. Mi hijo Jorge, teniente coronel de Justicia Militar, intervino a nombre de la Federación Nacional de Deportes en el torneo de tenis de mesa organizado en 1979 por la Federación Peruana de Deportes, habiendo obtenido el vice campeonato. A su vez la Federación Deportiva del Azuay, en consideración al valioso premio obtenido en Lima, le concedió Diploma de Honor y Medalla de Oro por tan importante triunfo.

¿La Federación contaba con el apoyo de la prensa?
-El diario “La Crónica” dirigido por los hermanos Víctor Manuel y Rafael Albornoz nos cedieron una columna para mis crónicas que semanalmente publicaba sobre deportes. En el diario “El Mercurio”, el señor Manuel Morales H. ,cronista oficial del periódico que firmaba con el seudónimo Ku Klus Klan, era otro de los periodistas encargados de la información deportiva de la semana.

Como han sonado las doce y media de la tarde, no nos queda otro recurso que dar por terminada la charla y luego de agradecer al señor Palacios por los momentos agradables que nos ha dado de revivir el pasado, nos despedimos convencidos que la interviú resultó todo un éxito.

 

 

 

Diseño de la remodelación del estadio de Cuenca, publicado en 2004 en la revista Estadio, obra que nunca se la ejecutó y es tema de promesas electorales.

 

Comentarios potenciados por CComment