Google Translate Widget by Infofru

Author Site Reviewresults







        
Cuenca y el país le toman su palabra, señor Alcalde: la corona de laureles de oro con la que el Ecuador premió al ilustre Remigio Crespo Toral en 1917, deberá pasar a propiedad y custodia del museo municipal que tiene el nombre del personaje.
 
   La conmemoración de los 156 años del natalicio del literato y hombre público, Rector Universitario y Presidente municipal, acto promovido por la Universidad de Cuenca y la Casa de la Cultura, fue oportunidad para que la máxima autoridad de la ciudad hiciera el pronunciamiento que se esperaba, desde que en mayo de 2015 fue ubicado el paradero del trofeo que se creyó desaparecido.
 
   No tiene sentido que ese bien histórico y cultural, patrimonio del país, siguiera en un escondite secreto, como si no existiera, como si nunca hubiese ceñido la frente del ciudadano homenajeado, como si, como la otra corona extraviada del museo municipal, siguiera perdida.
 
   Bien por el histórico homenaje promovido por la Universidad y la Casa de la Cultura de Cuenca, que crearon la oportunidad para que, por fin, se diera el pronunciamiento del Alcalde, que no pudo ser otro que el de reclamar y conseguir que ese tesoro histórico pasara a donde debería estarlo, como han reclamado ex alcaldes, autoridades y personajes de los más diversos sectores sociales y políticos, en apoyo al trabajo periodístico de la revista AVANCE, que parece culminará en forma justa y satisfactoria.
 
   En la presente edición, la revista dedica amplios espacios que a más de informar sobre el caso de la corona del poeta, constituyen un homenaje a su memoria, al cumplirse este 5 de agosto los 156 años de su nacimiento.