Google Translate Widget by Infofru

Author Site Reviewresults







        

 Divergencias entre la anterior y la actual administración sobre contratos, diseños y modificación de obras y aumento de costo hacen temer que el plazo prorrogado a mayo de 2017 sea corto. 

El proyecto Tranvía 4 Ríos avanza aparatosamente, empujado con la emergencia declarada por el Alcalde Marcelo Cabrera en medio de confusas razones que demoran las obras y que tendrían origen en razones técnicas y también económicas. 

   El vecindario reclama y protesta. La anterior administración, del Alcalde Paúl Granda, acusa a la falta de gestión de la actual, de Marcelo Cabrera, para las demoras y un sobreprecio por 34 millones de dólares. Cabrera denunció falencias de los contratos, deficientes estudios y diseños que debieron modificarse.
 
   Estas modificaciones provocaron sobreprecios y nuevos plazos, que van a mayo de 2017. Cabrera propuso al Presidente Correa “Que el Gobierno Nacional entregue a la Municipalidad de Cuenca, el predio del cuartel Cayambe y de la III Zona Militar, propiedades del Ministerio de Defensa, ubicadas en Cuenca, como aporte para financiar el 67% de los recursos adicionales que se requieren para terminar las obras del tranvía. El otro 33% la Municipalidad se compromete a conseguir como aporte local para financiar esta importante obra promovida en Cuenca por su Gobierno”.
 
  De aceptarse, la Municipalidad obtendría recursos ampliando la zona industrial en el sitio del Cuartel Cayambe y vendiendo los lotes. En la zona militar se construiría un programa de vivienda con un proyecto de inmediata ejecución. Pero luego de un mes de la propuesta, el Presidente no responde.
 
   El problema económico sería además político, con la etapa electoral inmediata. Pero hay razones técnicas evidentes, en los procesos iniciales de estudio. El 26 de noviembre de 2013, técnicos en funciones en diversas épocas en la Municipalidad, pidieron a la Cámara de la Construcción que promoviera debates sobre el tema, aludiendo a que los departamentos municipales, los responsables franceses y/o españoles no les han proporcionado información. 
 
   El Presidente de la Cámara de la Construcción, Pedro Medina, en carta al Alcalde Granda, de 5 de mayo de 2014, “ante la preocupante situación de la movilidad pública y los procesos de ejecución de obras”, insistió en el pedido de informes y citó fechas de ocho solicitudes, entre el 11 de agosto de 2011 y el 30 de abril de 2014. Señala que “La Municipalidad ha satisfecho este requerimiento de manera muy general, sin que hasta el momento la información recibida sea suficientemente completa como para tener un conocimiento cabal de las obras en ejecución”.
 
   También señala que “En la sesión ampliada del Directorio realizada el 7 de mayo de 2014, con los técnicos y contratistas del Tranvía Cuatro Ríos, no se satisfizo con la documentación pertinente las consultas planteadas por los profesionales presentes”. Po resolución de la Cámara, formuló varias recomendaciones y anunció que la Cámara “estará vigilante de las obras que se ejecutan en la ciudad, emitiendo su criterio y opinión sobre la actividad técnica que nos compete”.
 
   Entre las objeciones a la obra del tranvía está la deficiencia de los estudios previos a la contratación. “Tenemos la impresión de que se han tocado aspectos contractuales, económicos y urbanísticos. No así el tema de la cimentación, superficie de rodadura y más detalles de la infraestructura sanitaria”, dijo el grupo de técnicos en noviembre de 2013, en el documento que se inserta.
 
   Informaciones confusas y dispersas son difundidas. El problema fundamental tendría la empresa española CCRS, contra la que la Municipalidad ha iniciado acciones ante la Fiscalía. Las empresas francesas no tendrían problemas, pero sus cronogramas se afectan frente a obras necesariamente coordinadas con la compañía española.
 
Los firmantes, de izquierda a derecha, son: varias veces Decano de Ingeniería; docente universitario y funcionario municipal de amplios conocimientos sobre la infraestructura de Cuenca; técnico de suelos; ex Alcalde de Cuenca, ex Vicepresidente de la República; Director del Plan Regulador Municipal en varios períodos; varias veces Director de Obras Públicas Municipales.
 
 

La versión del ex Alcalde:

"Cambios de Diseño, Deficiente Gestión y Emergencia Tardía"

“Luego de dos años y medio la actual administración municipal recién tomará medidas, aunque no del todo claras, para terminar la obra del Tranvía de Cuenca, columna vertebral de un sistema moderno, ecológico, accesible y eficaz de transporte público,” opinó el ex Alcalde Paúl Granda, quien inició el proyecto.   
 
   En declaraciones para AVANCE, dijo que el proyecto pasó por rigurosos filtros: estudios de pre-factibilidad, de factibilidad económica, técnica, operacional, social y ambiental, y de ingeniería de detalle, por cinco millones de dólares sin costo alguno para la ciudad. 
 
   Además, logró el aval y apoyo financiero por 232 millones de dólares, el 100% de la inversión, tanto del gobierno del Ecuador como de Francia, país que otorgó un crédito en condiciones ventajosas con 0% de interés, cinco años de gracia y diez adicionales de plazo, acciones que viabilizaron que Cuenca tenga un sistema de transporte óptimo, seguro, confortable y amigable.
 
   Para Granda, es preocupante cómo se ha llevado la gestión de la obra, retrasada significativamente, incrementando su costo: “No puede ser que sin planificación y estudios, ni contratos complementarios, ni partidas presupuestarias, se haya implementado una plataforma única en el centro histórico, y se cargue al proyecto obras hidrosanitarias que nada tienen ver con el Tranvía, que cambien los diseños y la planificación de las intervenciones en algunos puentes y en la zona de Milchigchig –señaló-, “y lo más grave es la falta de interés, gestión, control y seguimiento del actual Alcalde, que varias veces repudió este importante proyecto de la ciudad”.
 
   Recordó, además, que esta administración paro el proyecto más de siete meses por una supuesta consulta a l UNESCO, a lo que se sumó la ausencia de gestión para solicitar los desembolsos al gobierno y las constantes advertencias de la empresa de gerencia y fiscalización sobre indefiniciones e incomprensiones técnicas”.
 
    “El discurso de culparnos por los retrasos terminó, nadie cree en los pretextos: “Los dos años y medio pasados hacen imposible ocultar la incapacidad e indolencia del Alcalde Cabrera con Cuenca. Igual pasó en el aeropuerto, los retrasos e incremento de costos en proyectos iniciados en mi administración, como el Portal de Artesanías y el nuevo Parque Industrial de Tarqui, la incapacidad de continuar con el proyecto aprobado y financiado de la plaza de San Francisco, el nuevo Camal, Terminal Terrestre, entre otros, definen la ineficiencia de esta administración”. 
 
   Sobre la emergencia decretada, dijo que espera no sea una acción desesperada ante el desastre en la construcción y gestión del proyecto, y espera que se resuelvan los problemas “que él ha generado y tarde o temprano saldrán a la luz pública. Queremos que el tranvía termine y bien, que opere y funcione de acuerdo a los parámetros previstos en los diseños originales. No podemos seguir soportando más retrasos, ni medidas tibias e incomprensibles”, destacó.
 
   Finalmente, en relación con la visita del Ministro de Transporte a las obras del Tranvía, Paúl Granda, señaló que en Milchichig se evidenció un abandono de alrededor de siete meses; además, constató el cambio de diseño en el muro de contención por PILOTES (tecnología para terrenos flojos y de la costa). “El Gobierno ha transferido 196 millones de dólares para este proyecto, existe un saldo de 24 millones por compensación de activos a espera de la solicitud de la Alcaldía de Cuenca, pues el Gobierno ha entregado los recursos comprometidos para esta obra emblemática para Cuenca, de manera regular y puntual”.