Instalación del artista mexicano Erick Beltrán “Totem taboo”, 2018, procesión, instalación, máscaras, video y documentos. Premio “Julián Matadero”.

La XIV Bienal ha tomado con sus obras los espacios emblemáticos de la ciudad ecuatoriana anfitriona: cuarenta y cinco artistas de países americanos y europeos exponen sus creaciones en más de veinte sitios públicos, museos y galerías

Lo que empezó en 1987 como primera Bienal Internacional de Pintura de Cuenca, es ahora una exposición de las más variadas expresiones de arte contemporáneo, con creaciones individuales o con la participación de ebanistas, mecánicos, perfileros, electricistas, ceramistas y obreros, en un desafío cultural de interpretaciones que van desde la condescendencia al asombro, a la perplejidad o la indiferencia. De pintura ya no han quedado huellas.

ESTRUCTURAS VIVIENTES/ el arte como expresión plural es la temática de la cita artística abierta el 23 de noviembre pasado que permanecerá expuesta hasta el 3 de febrero de 2019. Aparte de la exhibición de obras, la Fundación Municipal Bienal de Cuenca auspicia eventos de arte y cultura, presentación de libros, charlas, conferencias y visitas programadas a la Bienal.

Obra del artista francés Julien Bismuth “Pedazos”, 2018, carteles serigráficos sobre papel. Premio “El Guaraguao”.

 

Obra de la artista cuencana Juliana Vidal “Geografías de la mortalidad”, 2018, reproducciones de cicatrices en yeso, incrustadas sobre paneles de gypsum. Premio “París”

El Director, Cristóbal Zapata, expresó satisfacción por la presencia del arte universal en Cuenca, fruto de la perseverancia con la que la Municipalidad apoya la cita consagrada como uno de los importantes eventos internacionales de arte en el Ecuador.

De alguna manera esta Bienal ha desplazado momentáneamente la preocupación pública por los graves temas nacionales –política, corrupción, economía-, para dar un respiro al tenso ambiente cotidiano, con admiración o reparos del gran público comentando sorprendido la experiencia de mirar las obras.

 

Instalación del artista peruano Ishmael Randall-Weeks, “Voces monumentales”, 2018, materiales de la obra en sala: audio, mármol rosado cuencano, carrito betunero, puesto fotográfico del parque; vitrinas en el parque: fotografías y objetos diversos. Mención de honor

 

Instalación del artista quiteño Adrián Balseca “Phantom Recorder [Atrapador de presencias]”, 2018, barca de madera Sarayaku, paneles con celdas solares, motor eléctrico, gramófono, sistema de grabación de audio, placa de bronce y filme de 16 mm. Mención de honor

 

Instalación de la artista portuguesa Ana Guedes “Mapas del éxodo de los diarios de Karl Marx. Capítulo I: Playa del naufragio”, 2017-2018, instalación sonora: duelas de madera, equipo de audio. Premio “Piedra de Sal”