Señor Director de Revista AVANCE:


A nombre de los descendientes y familiares del doctor Juventino Vélez Ontaneda, me permito dirigirme a usted para presentarle nuestra cordial agradecimiento por el excelente artículo UN ABISMO ENTRE EL PRIMER DIARIO Y LA COMUNICACIÓN DIGITAL DE HOY, publicado en la edición de octubre de su importante revista, en el que recuerda y resalta la memoria de nuestro ilustre antecesor en su labor pública y periodística.

Reiterándole nuestros agradecimientos, me suscribo de usted con sentimientos de consideración y estima,

Guido Toral Vélez

************************

Señor Director:

 

      De mi dilecta consideración:

Escribo estas líneas para agradecerle por la publicación, en la entrega del mes de noviembre, del texto sobre Jacinto, su larga caminata ineluctable y  la “música interior” de sus poemas,  que evoca Marco,  su compañero de trabajo en la Casa de la Cultura. De allí, de haberlo conocido a fondo, el corte transverso diacrónico del análisis que liga el pasado con el presente tanto en la esencia de su poesía como del recuerdo de otras facetas de su vida y su silencio en “la muerte es una constante”, a la cual no la  temía pero sí cuando golpeaba a los seres que amaba, al igual que yo, su hermano.

Más allá de la desaparición de los actores, quizá cabe interpretar  por último que su actitud de cierta vez contra algún crítico incierto, no pasó de una discusión entre oficiantes.  Y que la única obsolescencia no será jamás la del Arte sino al final de la legión a la que Umberto Eco se refiere.  


     Claudio Cordero E.