Estimado Director:
 
Golpe, como decimos en la jerga periodística, es el  que ha dado Avance a todos los medios de comunicación del país, al publicar –en exclusiva-  las declaraciones  del clérigo Cèsar Cordero, en las cuales se proclama inocente de sus execrables delitos. Golpe en todas sus dimensiones y sin derecho a réplica.

Réplica que sin embago hubo: Teleamazonas difundió la portada de la revista y reconoció que solamente Avance tenia y, en extenso, en sus páginas interiores todo  lo que decía tenebrosa y cínicamente Cordero.

Todos los demás medios no acusaron el golpe de Avance y, sin pudor y decoro, publicaron las declaraciones sin que en ninguno se mencione la fuente .Eso es no tener honestidad intelectual,  ni ética periodística. Eso sí, es tener  mala leche y desvergüenza.

Se puede decir, como consuelo, que aquello ha ocurrido siempre en el país; empero eso mismo es lo que hay que cambiar en nombre de la reiterada, proclamada y reclamada, libertad de expresión.

Por eso, Rolando, vayan una vez más mis felicitaciones a tu labor periodística y al absolutamente bien ganado prestigio de la revista que diriges, paradigma de credibilidad, mas aún en un tema tan delicado, que ha escandalizado a Cuenca y al país y  al que, Avance, ha tratado con objetividad y entereza pese a su perspectiva truculenta y  escabrosa que involucra a la Iglesia Católica, a la ciudad y a instituciones y familias cuencanas.              


Sinceramente,


Patricio Torres Silva

 

 

*************************

 

 

Señor Director:

Hemos tenido la oportunidad de leer en familia el artículo que usted gentilmente ha escrito sobre Marcelo Jaramillo Malo.

Le expresamos nuestra gratitud por este reconocimiento y le saludamos cordialmente.

Juan Crespo Vintimilla

 

 

 

 

 

*******************