Jaime Roldós, primer Presidente democrático desde 1979, con su esposa Martha Bucaram y sus hijos Martha, Santiago y Diana.

Tras las dictaduras de los años 70 del siglo XX hay estabilidad constitucional, desarrollo y modernización, pero ha crecido el flagelo de la corrupción, la desconfianza en la Justicia, la desigualdad en temas sociales, económicos y laborales. Ir repetidamente a las urnas no ha resuelto las grandes demandas colectivas. El enrolamiento de la mujer, de los campesinos, indígenas y grupos minoritarios en la gestión pública es un logro significativo.

El retornar la democracia en 1979 el dólar se cotizaba a 30 sucres. En 2000, la devaluación subió su valor a 25 mil sucres y el feriado bancario y la dolarización terminaron con la moneda nacional creada en marzo de 1884 por decreto del Presidente Plácido Caamaño a un sucre por un dólar


El 10 de agosto de 1979 empezó la más larga etapa democrática del Ecuador desde que en 1830 se creó la República. Jaime Roldós asumió como Presidente Constitucional después de que lo hiciera José María Velasco Ibarra en 1968, quien dos años después iniciaría la última serie de dictaduras.


Al posesionarse Roldós aludió a la crisis moral y económica del país tras nueve años de dictaduras, y de su reto por delante: “…No estamos para lamentaciones, un médico no llora ante el enfermo. Frente a nosotros tenemos el compromiso de echar a andar un paralítico”, dijo. Cuatro décadas después, un ciudadano en silla de ruedas gobierna al Ecuador y se esfuerza por cumplir metas de entonces que aún son aspiraciones hoy.


Desde 1979 once veces el pueblo fue a las urnas a elegir sus gobernantes. La sucesión presidencial no ha seguido períodos regulares por inestabilidades políticas, un fallido cuartelazo, el derrocamiento de los presidentes Jamil Mahuad, Abdalá Bucaram y Lucio Gutiérrez, con intervalos de vicepresidentes ascendidos, o el nombramiento de gobernantes surgidos en crisis políticas.


La corrupción ha campeado –con ciertos intervalos de descanso- en la administración pública. El primer Contralor de esta etapa democrática, Hugo Ordóñez Espinosa, apenas nombrado por el Congreso en 1979, graficó el fenómeno arrastrado desde siempre, asegurando que no era necesario poner el dedo para que salpicara el pus de la corrupción, pues fluía solo. Él repetía lo que en 1944 dijo otro Contralor, Ángel Felicísimo Rojas, quien a su vez se había hecho eco de la expresión del peruano José Manuel González Prada, en el siglo XIX.


El Ecuador ha progresado notoriamente en las cuatro décadas democráticas en infraestructuras viales, comunicaciones, relaciones internacionales, a tono con el mejoramiento de las condiciones de vida que imponen los adelantos tecnológicos, pero no ha alcanzado a liberarse del problema de la corrupción que se ha “perfeccionado” precisamente, con las más avanzadas tecnologías informáticas y la globalización planetaria. La pobreza y la injusticia social, de ayer y de hoy, son semilleros de inseguridad.


El ex Contralor Ordóñez Espinosa, cuencano de 96 años con la conciencia honrosamente limpia, es un referente en el tema de la corrupción, cuando en un extremo opuesto a él, quien fuera Contralor en diez años del gobierno anterior, Carlos Pólit, vive en Estados Unidos prófugo de acusaciones judiciales por peculado, sobornos y enriquecimiento ilícito.


En 2004 -¿qué diría hoy?- , Ordóñez se refirió en AVANCE al temible flagelo que mantiene actualidad: “En este tiempo de globalización y dolarización, la corrupción está globalizada y dolarizada. Hablo de la corrupción en todas sus formas, por tanto no sólo de la que consiste en el atraco de los fondos públicos, sino también de la que está constituida por la mentira y el engaño en el ejercicio del poder, por el manejo fraudulento de la Constitución y las leyes en beneficio de las oligarquías nepóticas y tribales que hoy tenemos… Hablo, pues, de la corrupción masiva que nos ha enseñado a coexistir, a convivir, a connaturalizarnos con ella, por lo cual ya no nos sorprende ni indigna, ni menos enciende en nosotros la llama de la protesta y la rebeldía…


“¿Qué ha ocurrido, entonces, con el control estatal en estos tiempos? Parece que la respuesta está en la vieja comparación entre el ascensor y la escalera: mientras la corrupción ha subido por el ascensor, el control ha subido por la escalera, y ha quedado por tanto rezagado. ¿Deberemos conformarnos con ello? ¿Deberemos decir que la lucha contra la corrupción es en el Ecuador una lucha perdida de antemano y que por tanto es insensato emprenderla, que lo cuerdo es olvidarse del asunto, y más cuerdo aún es, si se puede, lucrar a su amparo? No, de ninguna manera y por ningún concepto. El primero y supremo deber que hoy tiene cada ecuatoriano, como persona y como ciudadano, es el de pelear donde pueda y como pueda para detener el ascensor y subir a trancos la escalera antes de que el lodazal moral en que viene convirtiéndose la República sepulte a todos”.

Portada del semanario Avance del domingo anterior a la posesión del Presidente Roldós.


Se comenta estos días de los cuarenta años de democracia que pese a haber bordeado a veces el límite de su realidad, al parecer ya es irreversible. La ocasión propicia evocar lo que ha sido, en lo formal, esta trayectoria, con sus personajes, cuyos nombres acaso ignoran los ecuatorianos que nacieron en los primeros años de vida constitucional.


La dictadura militar llamó en 1978 a elección presidencial. En primera vuelta, 16 de julio de 1978, fueron candidatos Jaime Roldós (CFP), Sixto Durán (PC), Raúl Clemente Huerta (PLRE), Rodrigo Borja (ID), Abdón Calderón Muñoz (FRA) y René Maugé (UDP). La segunda vuelta entre Roldós y Durán, el 29 de abril de 1979 –nueve meses después, por su demorado escrutinio, creó sospechas de que los militares no querían dejar el poder. Ganó Roldós.


En 1984 los candidatos de primera vuelta fueron León Febres Cordero (FRN), Rodrigo Borja (ID), Ángel Duarte (CFP), Jaime Hurtado (MPD), Jaime Aspiazu (FRA), Francisco Huerta (PD), Julio César Trujillo (DP-UDC), René Maugé (FADI) y Manuel Salgado (PSE). Llegaron a segunda vuelta León y Borja, ganó el primero.


En 1988, primera vuelta, con Rodrigo Borja (ID), Abdalá Bucaram (PRE), Sixto Durán (PSC-PCE), Frank Vargas Pazzos (UDP), Jamil Mahuad (DP-UDC), Ángel Duarte (CFP), Jaime Hurtado ((FIU), Carlos Julio Emanuel (FRA), Miguel Albornoz (PLRE) y Guillermo Sotomayor (PR). Pasaron a segunda Borja y Bucaram, ganó Borja.


En 1992 los candidatos Sixto Durán (PUR-PC), Jaime Nebot (PSC), Abdalá Bucaram (PRE), Raúl Baca Carbo (ID); Frank Vagas (APRE), León Roldós (PSE), Fausto Moreno (MPD), Vladimiro Álvarez (DP-UDC), Averroes Bucaram (CFP) y Bolívar Chiriboga (PLRE). En segunda ganó Sixto Durán.


En 1996, primera vuelta, con Abdalá Bucaram (PRE-MIRA), Jaime Nebot (PSC), Fredy Ehlers (MUPP-NP), Rodrigo Paz (DP-UDC), Frank Vargas (APRE), Ricardo Noboa (FDN), Juan Casteló (MPD) José Gallardo (UCI) y, Jacinto Velázquez (MITI). En segunda vuelta Bucaram ganó a Nebot.


En 1998, candidatos de primera vuelta, Jamil Mahuad (DP-UDC), Álvaro Noboa (PRE, APRE y UPL), Rodrigo Borja (ID), Fredy Ehlers (MC-NP); Rosalía Arteaga (AN) y María Eugenia Lima (MPD). Mahuad ganó en segunda vuelta a Noboa.


En 2002, en primera vuelta, Lucio Gutiérrez (PSP-MUPP-NP), Álvaro Noboa (PRIAN), León Roldós (BRP), Rodrigo Borja (ID), Xavier Neira ( (PSC), Jacobo Bucaram (PRE), Jacinto Velázquez (TSI), Ivonne Baki (PLRE-META), César Alarcón (PL) y Oswaldo Hurtado (MPS). Gutiérrez ganó a Noboa en segunda vuelta.


En 2006, primera vuelta, Rafael Correa (PAIS-PS-FA), Álvaro Noboa (PRIAN), Gilmar Gutiérrez (PSP), León Roldós (ID-RED), Cynthia Viteri (PSC), Luis Macas (MUPP-NP), Fernando  Rosero (PRE), Marco Proaño Maya (;RD), Luis Villacís (MPD) y Jaime Damerval (CFP). En segunda vuelta ganó Correa.


En 2009 los candidatos Rafael Correa (PAIS), Lucio Gutiérrez (PSP), Álvaro Noboa (PRIAN), Martha Roldós (IU), Carlos Sagnay (MTM); Melba Jácome (MTF), Diego Delgado (MITS) y Carlos González (MIJS). Ganó Correa, sobre Gutiérrez, en segunda.


En 2013 candidatos Rafael Correa (PAIS), Guillermo Lasso (CREO), Mauricio Rodas (SUMA), Álvaro Noboa (PRIAN), Alberto Acosta (UPI), Norman Wray (Ruptura) y Nélson Zavala (PRE).


En 2017, primera vuelta (19 de febrero), candidatos Lenín Moreno (PAIS), Guillermo Lasso (CREO-SUMA), Cynthia Viteri (PSC), Paco Moncayo (ID), Abdalá Bucaram Puley (FE), Iván Espinel (FCS), Patricio Zuquilanda (PSP) y Washington Pesántez (UE). Moreno ganó a Lasso en segunda vuelta (2 de abril).

Carta de Roldós y Hurtado invitando a los ecuatorianos a darles el voto, con conceptos sobre la condición económica, política y social de entonces en el país.

 


Los primeros y los últimos

Las estadísticas evidencian el incremento de votantes desde las elecciones anteriores al retorno constitucional, cuando en 1968 Velasco Ibarra obtuvo 280.316 votos, sobre 175.378 de Raúl Clemente Huerta.


En 1979 por primera vez un candidato pasó del millón de votos: Jaime Roldós 1´025.148 frente a 471.657 de Durán Ballén. El menos votado fue René Maugé con 4.73% de sufragios.


En 1984 Febres Cordero ganó la Presidencia con 1´381.709 votos, frente a 1´299.088 de Rodrigo Borja. El menos votado fue Manuel Salgado con 0.84% de votos.


En 1988 Rodrigo Borja llegó a la Presidencia con 1´700.648 votos, frente a Abdalá Bucaram, con 1´448.498. El menos votado, Guillermo Sotomayor, con 1.11% de votos.


En 1992 Sixto Durán pasó de los dos millones de votos. Ganó la Presidencia con 2´150.212. frente a 1´557.666 de Nebot. El menos votado fue Vladimiro Álvarez, con el 0,96% de votos.


En 1996 Abdalá Bucaram alcanzó 2´285.300 votos y ganó a Nebot, que tuvo 1´910.600 votos. El menos votado fue Jacinto Velázquez con el 0.94%.


En 1998 Jamil Mahuad fue a la Presidencia con 2´242.279 votos, frente a 2´140.886 de Álvaro Noboa. La menos votada, Rosalía Arteaga, con 5,07%.


En 2002, Lucio Gutiérrez ganó la Presidencia con 2´726.476 votos, sobre Álvaro Noboa, con 2´286.819 votos. El menos votado, Oswaldo Hurtado, con 1,07%.


En 2006, se pasó de tres millones de votos. Rafael Correa obtuvo la Presidencia con 3´517.635, frente a Álvaro Noboa, con 2´689.418. El menos votado, Jaime Damerval, con el 0.46% de sufragios, candidato de más baja votación en los 40 años.


En 2009 Correa ganó la Presidencia con 3´584.236 sufragios, sobre 1´948.236 de Lucio Gutiérrez. El menos votado fue el cuencano Carlos González Albornoz, con el 0.49% de votos, segundo lugar de los menos votados en cuatro décadas. En esta misma elección, otro cuencano, Diego Delgado, tuvo el 0.63%.


En 2013 Rafael Correa gana por tercera vez la Presidencia, con 4´918.482 votos, frente a Guillermo Lasso, 1´951.102. El candidato con menos votos es Nélson Zavala, del PRE, con el 1.23%.


En 2017, el 2 de abril, Lenín Moreno llegó a la Presidencia con 5´062.018 votos, ante Guillermo Lasso, con 4´833.389. El menos votado fue Washington Pesántez, con el 0.75%.

 

Episodios y escrutinios

Rodrigo Borja, Sixto Durán y Abdalá Bucaram llegaron a la Presidencia en el tercer intento. Borja volvió a candidatizarse en 1998 y 2002, sin éxito. Álvaro Noboa llegó por tres veces a segunda vuelta, pero perdió con Mahuad, Gutiérrez y Correa. Otras dos veces fue luego candidato y no pasó a segunda vuelta.


El Presidente León Febres Cordero fue secuestrado en la base aérea de Taura por un comando militar en 1986, para conseguir la liberación de Frank Vargas Pazzos, comandante de la Fuerza Aérea. Fue uno de los episodios más dramáticos en los cuarenta años de vida democrática. En su gobierno extremamente oligárquico surgió el movimiento guerrillero Alfaro Vive Carajo, combatido a costa de asesinatos y persecuciones encarnizadas.


René Maugé, Ángel Duarte, Cynthia Viteri, Jaime Hurtado y Jacinto Velázquez dos veces fueron candidatos presidenciales. Frank Vargas Pazzos fue tres veces, al igual que León Roldós Aguilera.


El primer Presidente de esta etapa democrática, Jaime Roldós, murió en el poder, en un accidente aéreo el 24 de mayo de 1981. Le sucedió el Vicepresidente Osvaldo Hurtado, quien luego fue candidato presidencial en 2002, obteniendo el último lugar, con el 1.07% de sufragios.


Jaime Hurtado fue asesinado a bala por presuntos sicarios políticos, en 1999. Abdón Calderón Muñoz corrió igual suerte en 1978.


Los vicepresidentes Osvaldo Hurtado, Gustavo Noboa y Alfredo Palacio accedieron a la Presidencia por la muerte de Roldós el primero, y por derrocamiento de Mahuad y Gutiérrez los otros dos. Rosalía Arteaga, binomio de Bucaram, asumió la Presidencia dos días, hasta que el Congreso nombró al interino Fabián Alarcón.


El Vicepresidente Alberto Dahik –gobierno de Sixto-, fugó del país acusado de mal uso de fondos reservados, en 1995. El Congreso le remplazó con Pedro Pinto. Cuando en 2005 el Vicepresidente Alfredo Palacio sustituyó al derrocado Lucio Gutiérrez, el Congreso nombró Vicepresidente a Alejandro Serrano Aguilar.


En 40 años de democracia 92 ecuatorianos aspiraron a la Presidencia de la República. En 1978 los candidatos fueron 6; 9 en 1984; 10 en 1988; 10 en 1992; 9 en 1996; 5 en 1998; 9 en 2002; 10 en 2006; 8 en 2009; 8 en 2013; y 8 en 2017.


Rafael Correa fue tres veces candidato y triunfó en todas. En 2013, en primera vuelta. Gobernó más de diez años y sólo Velasco Ibarra ocupó más tiempo la Presidencia, por más de 12 años, en cinco períodos diferentes, de los que concluyó uno. Guillermo Lasso pasó a segunda vuelta y perdió frente a Correa en 2013 y frente a Lenín Moreno en 2017.


En 1998 por primera vez dos mujeres buscan la Presidencia: Rosalía Arteaga y María Eugenia Lima. Luego vendrían Ivonne Baky en 1992, Cynthia Viteri en 2006 (también en 2017), Melba Jácome y Martha Roldós en 2009.

 

Rafael Correa y Lenín Mandatarios, políticos de actualidad al cumplirse 40 años de democracia. La foto corresponde al día de la posesión de Moreno, la última vez que estrecharon amistosamente las manos.