La aguja sobre la cubierta de Notre Dame, la catedral francesa que sufrió un incendio el 15 de abril, vigilaba desde la altura a la ciudad de París, con el río Sena al pie.


Foto. Rolando Tello E.