Evo Morales, Presidente de Bolivia renunciante, pasó su primera mala noche en un refugio a escondidas de las multitudes que le obligaron a dejar el cargo que lo desempeñó casi 14 años y quería prolongarlo hasta 2025.